Enfrentamiento armado coloca en riesgo a población civil

Nuevamente nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó quiere
dejar constancia ante el país y el mundo de nuevos hechos de violencia
que la afectan:
 
 
•              el domingo 20 de marzo  de 2016, hacia las 07:30 horas hizo
presencia un grupo de paramilitares quienes se presentaron como
Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), alrededor de 50 hombres
camuflados y portando armas largas, en la vereda La Hoz del
corregimiento de San José, generando terror con su presencia a la
población civil campesina de dicha vereda. Allí en tono airado
manifestaron que harán presencia constante por la zona y que nadie les
va a sacar de allí.
•              Este mismo domingo 20 de marzo de 2016, hacia las 20:00 horas en la
vereda El Porvenir del corregimiento de San José de Apartadó, un grupo
de paramilitares hizo presencia en la vivienda del campesino ELISEO
TUBERQUIA padre de 7 hijos menores, a quien intimidaron con sus armas
ante sus hijos y luego acamparon en su vivienda y sus alrededores
hasta el día siguiente.
•              El lunes 21 de marzo de 2016, en la vereda El Porvenir, el mismo
grupo paramilitar hizo presencia en la vivienda del campesino
CRISTOBAL MESA, por quien preguntaron, al no encontrarlo allí, le
dejaron un mensaje contundente, “lo vamos a matar“. Cristóbal,  ha
sido amenazado de muerte por los paramilitares en al menos dos
ocasiones anteriores, además figura en la lista que tienen los
paramilitares para asesinar.
•              Este lunes 21 de marzo de 2016, hacia las 09:00 horas en la vereda
La Hoz, un grupo de paramilitares se acercó a la vivienda del
campesino WEIMAR CASTRI-LLON, a quien intimidaron , minutos más tarde
llegaron a la caseta comunal donde además se encuentra la escuela de
la vereda.
•              El mismo lunes 21 de marzo de 2016, hacia la 13:50 horas se presentó
un enfrenta-miento al parecer entre paramilitares y guerrilleros de
las Farc. Allí, los paramilitares utilizaron las viviendas de los
civiles y la escuela  como trincheras poniendo en alto riesgo a las
familias. En este enfrentamiento resultó herido un paramilitar y
muerto otro. Luego se comprobó la pérdida de víveres y de dinero de
las familias hurtadas por los paramilitares.
•              El miércoles 23 de marzo de 2016, nuevamente los paramilitares
hicieron presencia  en la escuela de la vereda La Hoz, en forma airada
amenazaron a varios civiles señalándolos como colaboradores de la
guerrilla. Mas tarde, se presentaron nuevos enfrentamientos, al
parecer entre este grupo paramilitar y guerrilleros de las Farc.
•              El jueves 24 de marzo de 2016, en la vereda La Hoz, los
paramilitares se acercaron a varias viviendas de las familias del
sector, a quienes torturaron argumentando tener nexos con la guerrilla
de las Farc, según ellos, lo que ha generado desplazamientos de varias
familias de la vereda y coloca en riesgo a las demás familias de la
región.
•              El sábado 26 de marzo de 2016, en la vereda Playa Larga del
Corregimiento de San José de Apartadó, en horas de la mañana se
presentó un fuerte combate al parecer entre paramilitares y
guerrilleros de las Farc. Estos hechos han venido causando zozobra y
terror a las familias de más de seis veredas del corregimiento de San
José de Apartadó.
 
El 23 de marzo conmemoramos 19 años de existencia de nuestra Comunidad
de Paz. Realizamos una marcha hasta el antiguo local de la escuela
del corregimiento donde se hizo la proclamación pública de Comunidad
de Paz el 23 de marzo de 1997; allí volvimos a leer el texto de la
Declaratoria; nos detuvimos ante las ruinas del Centro de Formación
que habíamos construido y que fue destruido por nuestros victimarios;
subimos hasta la entrada del cementerio donde recordamos a los varios
centenares de nuestros compañeros masacrados; volvimos a mirar videos
de momentos históricos inolvidables de nuestro proceso y compartimos
ratos de integración y esparcimiento comunitario. Una vez más la
mirada retrospectiva a nuestra historia de dolor y resistencia nos
convenció de la justeza de nuestra lucha y de nuestras rupturas con un
Estado cada vez más criminal y corrupto. Diecinueve años viviendo en
Comunidad de Paz nos han enseñado que no son necesarias las armas para
construir democracia interna y solidaridad. Nuestro proyecto de vida
se ha fundado en la esperanza y no en la tiranía, por ello, el caminar
en dignidad diariamente nos ha permitido durante estos años vivir sin
tener que acudir al sometimiento. Estos 19 años son luz de esperanza
ante un mundo cada vez más alejado de los mínimos sentimientos de
humanidad que deberían proyectarse en la sociedad. Nuevamente
agradecemos a personas y comunidades de Colombia y del mundo que han
sostenido nuestra resistencia con su valioso apoyo moral.