“No más comunidad de Paz”: es el sueño de los poderosos

De nuevo nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó, como ya en muchas otras ocasiones, nos vemos en el deber de dejar constancia ante el país y el mundo sobre los últimos hechos de los cuales hemos sido víctimas por parte de un ente exterminador que no descansa en su propósito de acabar con nuestro proceso de vida.

En nuestras últimas constancias (las del 23 y 29 de abril de este año) nos hemos referido al proyecto que se adelanta actualmente en el corregimiento de San José de Apartadó, de construir vías de acceso a algunas veredas. Nos hemos opuesto a que una de esas vías atraviese por un predio de nuestra Comunidad de Paz en la vereda La Esperanza y hemos insistido en que no nos parece correcto que esas vías se construyan en violación de las mismas normas existentes: sin consultas previas a las comunidades, sin licencias ambientales, sin estar incluidas en ningún Plan de Ordenamiento Territorial, planeadas ante todo para servir a los intereses de empresas transnacionales expoliadoras de nuestros recursos naturales y destructoras del medio ambiente, cuya gestión ha sido encomendada a estructuras paramilitares de la región, utilizando maquinarias y personal militar de una guarnición (la Brigada XVII) que ha inundado de sangre y dolor toda nuestra región, y además cobrando impuestos ilegales y extorsivos a todos los pobladores, supuestamente para financiar el transporte militar, ocultaándole a la población todas estas irregularidades y amenazando a quienes queremos abrirles los ojos y alertar a las juntas comunales sobre su evidente manipulación por funcionarios corruptos y por estructuras claramente criminales.

Sin embargo, en lugar de recapacitar y corregir, quienes están detrás de ese proceso ilegal e ilegítimo han reaccionado con nuevas amenazas de exterminio contra nuestra Comunidad de Paz.

Hechos ocurridos recientemente, son los siguientes:

  • El viernes 30 de abril de 2021, en horas de la tarde, conocimos el texto de un documento titulado “Comunicado a la Institucionalidad”, fechado el 24 de abril y supuestamente elaborado y suscrito por las juntas de acción comunal del corregimiento, en respuesta a una de nuestras últimas Constancias (la del 23 de abril pasado). Allí afirman promover el desarrollo sostenible, lo que se contradice flagrantemente con los hechos; reivindican tener el monopolio de la vocería del campesinado regional, exigiendo que sólo se escuche a las juntas comunales como únicas voceras de la población, sumándose así a la política de amordazamiento de las víctimas, liderada por la Brigada XVII con su Acción de Tutela del 28 de septiembre de 2018, la cual  buscaba silenciar a nuestra Comunidad de Paz, impidiéndole volver a denunciar algo ante la sociedad, sin importarles que así violaban los principios más sagrados del derecho internacional; afirman también allí que la fuerza pública combate a los paramilitares, lo que está a enormes distancias de la cruda realidad que vivimos y que nuestra Comunidad ha ido evidenciando con el registro cotidiano de sus agresiones y dando los nombres de sus comandantes; niegan la presencia paramilitar en la región, adoptando el mismo negacionismo del alto gobierno, tan criticado por la misma Corte Constitucional y por toda la comunidad internacional; lanzan calumnias infamantes contra nuestra Comunidad de Paz, algunas sustentadas en una ignorancia absoluta de lo que nosotros somos, pues creen que somos una empresa que contrata trabajadores y no les paga prestaciones, que invade predios y que despoja de sus tierras a los desplazados. Se trata, pues, de un documento sustentado en mentiras de grueso calibre, ignorancias imperdonables, negación de las más contundentes evidencias y reivindicación de una vocería monopolizada, que contradice todo principio de convivencia. Se incluye también en dicho documento un elogio o defensa retórica y adulatoria en favor del Señor CÉSAR JARAMILLO, funcionario de FEDECACAO, quien está asumiendo un liderazgo de facto en las juntas comunales y quien a la postre resultó ser el autor del documento en complicidad con la Alcaldía de Apartadó.

 

  • El mismo viernes 30 de abril de 2021, luego de leer el documento antes citado, quisimos comprobar su origen y lo consultamos en su misma estructura digital, la cual nos reveló algo inesperado: tal carta o comunicado se había originado en la Alcaldía municipal de Apartadó y había tomado como base una versión anterior fechada el 6 de julio de 2009, información que aún reposaba en el archivo redaccional del libelo difamatorio:

 

Todo evidencia, pues, que dicho comunicado fue escrito en las instalaciones de la Alcaldía de Apartadó por funcionarios ajenos a las juntas de acción comunal. Según se deja ver, el contenido del documento es un formato antiguo de otra carta que habrían escrito allí en la Alcaldía, a nombre de las juntas de Acción Comunal, y al parecer lo que hicieron fue actualizarla a situaciones recientes. Se deja ver, además, que el gobierno municipal busca convertir a San José de Apartadó en un campo de batalla entre facciones de la población civil. No se contenta con tolerar, mantener y proteger estructuras paramilitares, para cuyo desmantelamiento no mueve un dedo sino que les permite ejercer un control absoluto en las veredas y en las carreteras. Ahora busca enfrentar a las juntas comunales con la Comunidad de Paz, patrocinando calumnias e incentivando odio de las juntas hacia la Comunidad de Paz y promesas de que la van a exterminar.

  • El sábado 01 de mayo de 2021en la vereda La Esperanza de San José de Apartadó, hacia el mediodía, se reunieron cerca de 24 presidentes de las juntas de acción comunal de las veredas de San José de Apartadó. En dicha reunión fue presentado por el Señor CÉSAR JARAMILLO y funcionarios de la Alcaldía de Apartadó el documento antes mencionado y una especie de CONTRATO que debían suscribir los delegados de las juntas, en el cual se sellaba un compromiso de EXTERMINIO DE NUESTRA COMUNIDAD DE PAZ, texto que, según se deduce, fue elaborado en la Alcaldía de Apartadó el día 26 de abril de 2021. En el momento de la firma, el Señor CÉSAR JARAMILLO tomó fotografías a muchos de los firmantes, fotografías que luego publicó en su red de Facebook, produciendo indignación en algunos de los firmantes por el hecho de que sus rostros y su acto de firma del supuesto “Contrato” quedara en el dominio público y sus personas sometidas a altos riesgos, en un ambiente de violencia intensamente reactivado por ellos mismos.
  • Este mismo sábado 01 de mayo de 2021, en horas de la madrugada, paramilitares que controlan, amenazan, reclutan, extorsionan y asesinan en nuestra región, dejaron panfletos en frente de nuestro asentamiento de San Josesito y en diversos lugares del corregimiento de san José de Apartadó.
  • El domingo 02 de mayo de 2021el señor CÉSAR JARAMILLO, en su cuenta de Facebook: “Cesa Jaramillo”, hizo una serie de publicaciones donde expone fotos de personas, entre ellos líderes de las juntas de acción comunal, con frases de incitación a la violencia, tales como las siguientes: “líderes de San José de Apartadó Toman decisiones frente a los atropellos de comunidad de paz de San José de Apartadó “No más comunidad de paz”.    “La lucha continúa para liberarnos de la comunidad de paz de San José de Apartadó”   “La comunidad de paz de San José de Apartadó se la tendrá que ver con la JAC de San José de Apartadó” Este episodio nos recuerda al 29 de diciembre de 2017 cuando cinco paramilitares armados intentaron asesinar a nuestro representante legal y a otros miembros del Concejo Interno y luego en los medios de comunicación se pronunciaron el Gobernador de Antioquia Luis Pérez y este señor Cesar Jaramillo manifestando que no eran paramilitares que se trataba de productores de cacao o peluqueros de la misma comunidad.
  • Este mismo domingo 02 de mayo de 2021, el presidente de la junta de Acción comunal de la vereda La Unión publicó en su red social escritos de respaldo a Cesar Jaramillo, acto que el paramilitar Wilfer Higuita de la vereda La Unión y el mismo Cesar Jaramillo presidente de Fedecacao utilizaron para arremeter en contra nuestra comunidad de Paz al tratarnos de manada de HP.
  • El lunes 3 de mayo de 2021, hacia las 3 pm, mientras miembros de nuestra Comunidad de Paz se dirigían de San Josecito hacia La Esperanza, se percataron de que en el sitio conocido como El Filo de las Nieves había presencia de dos reconocidos paramilitares: alias “Higuita” y alias “Richi”, quienes se camuflaron en el bosque para espiar hacia dónde se dirigían los miembros de la Comunidad.
  • El mismo día lunes 3 de mayo de 2021, hacia las 5:40 pm, en la valla de nuestra Comunidad instalada en la entrada al predio ubicado allí en la vereda La Esperanza, se escucharon varios golpes de piedra y palo contra ella a la vez que varios individuos no identificados gritaban alborozados por el logro de destruir nuestras insignias.
  • El miércoles 05 de mayo de 2021, en horas del día nos llegaron informaciones en las cuales Cesar Jaramillo mediante grabación de audio habría convocado a todos los presidentes de las Junta de Acción comunal de San José para una reunión el próximo 06 de junio de 2021, para crear La Asocomunal de San José y evaluar el estado en que se encuentra el comunicado y la demanda que se adelanta contra La Comunidad de Paz, en la cual queda totalmente prohibido la llegada otras personas a la reunión que no fueran los presidentes, afirma allí que ya han firmado 31 presidentes de las Juntas en apoyo al comunicado y la demanda que realizaran.

 

  • Para nuestra Comunidad de Paz esta nueva campaña de exterminio no es una novedad. Tanto el Ejército y toda la fuerza pública, como alcaldes y gobernadores, se han propuesto exterminarnos. Durante muchos años los soldados que recorrían nuestras veredas repetían constantemente la frase: “o los judicializamos o los matamos”, lo que se traducía en un mensaje genocida: ustedes no caben en este país. El libro que resume los 1462 crímenes de lesa humanidad perpetrados contra nuestra Comunidad de Paz hasta mediados de 2018 (“En las entrañas del Genocidio”) hoy en manos de múltiples tribunales internacionales, señala minuciosamente las 7 estrategias de exterminio que el Estado Colombiano y su clase dirigente se han inventado para exterminarnos. Aún no lo han logrado. Quizás lo logren. Nuestra decisión es resistir sin rendirnos.
  • Es sabido que el Señor CÉSAR JARAMILLO, es el presidente de la junta de FEDECACAO y ahora ha asumido un liderazgo de hecho en las juntas comunales, pero cuyo sustento jurídico ignoramos. Él mismo revela que trabaja en una estrecha colaboración como funcionario de la Alcaldía de Apartadó, como se evidencia en sus mensajes de Facebook. En una Constancia anterior manifestamos nuestra preocupación por la alianza que se selló el 15 de marzo pasado entre la Escuela Militar General José María Córdoba y FEDECACAO, para asesorar a las familias productoras de cacao. Dejamos constancia histórica de que nuestra experiencia en el involucramiento de militares en asuntos del Cacao había sido fatal, lo que nos llevó a tener claro que la presencia de actores armados en asuntos de carácter civil es desastroso. No podemos olvidar las horrendas intervenciones del ejército en nuestra humilde y precaria comercialización del cacao: el 11 de julio de 2001 cuatro asaltantes se robaron un lote de cacao que nuestra Comunidad enviaba a Medellín, incluyendo la camioneta, y citaron a nuestros líderes al sitio del robo para matarlos, comprobándose allí la presencia de soldados de la Brigada XVII que se turnaban en el retén de la vereda La Balsa. El 10 de octubre de 2002 realizaron un segundo asalto a otro lote de cacao y otras veces asaltaron y robaron el dinero de ese pequeño comercio a los miembros de nuestra Comunidad que lo retiraban del banco. Posteriormente, en septiembre de 2014, el Coronel Germán Rojas Díaz, como comandante de la Brigada XVII, elaboró y difundió un video absolutamente calumnioso y construido con montajes inmundos para tratar de acusarnos de exportaciones ilegales de cacao. No ha sido, pues, ni honesta ni legal la intervención del ejército en los asuntos del cacao sino terriblemente sucia. Lamentamos que ahora los asuntos que deben enfrentar las juntas de acción comunal, a través del Señor César Jaramillo, involucren a FEDECACAO, el Ejército y la Alcaldía. Presentimos que nada va a ser allí transparente.
  • Como Comunidad de Paz volvemos a aclarar que nuestras denuncias siempre han estado enfocadas a evidenciar  el accionar paramilitar que viene siendo fortalecido por las empresas e instituciones del Estado;  no atacamos la honra o el buen nombre de las juntas; no somos enemigos de las juntas, por el contrario, siempre hemos querido que cada junta sea autónoma, que rechace cualquier intento de opresión paramilitar, que no se dejen imponer normas corruptas de funcionarios a quienes  no les importa sino quedar bien ante sus jefes. Nos ha dado mucha tristeza que hoy esos campesinos honorables, que al igual que nosotros han sufrido esta guerra, sean esos campesinos los que firmen la destrucción de un proceso que solo ha luchado por la supervivencia de la población civil de la zona. Pero debemos abrir los ojos; esta no es la primera vez que se firman cartas en contra de la población civil. Recuerden que en agosto de 2017 la visita del señor Vicepresidente de la República, General Óscar Naranjo, al casco urbano de San José de Apartadó, fue aprovechada en conjunto con el Señor Cesar Jaramillo, para hacer firmar unos documentos de un supuesto “desarrollo” que ya venían promoviendo en el corregimiento y que de seguro los miembros de las juntas los firmaron sin conocerlos y después esas firmas fueron puestas en contra de la misma población.
  • Durante 24 años nuestra Comunidad de Paz ha intentado construir espacios comunitarios con tierras colectivas, obtenidas legalmente; nunca hemos evadido el tema de restitución de tierras, como manifiesta el infamante comunicado que se presenta como elaborado por las juntas comunales y que en realidad fue elaborado por gente de la administración municipal con el Señor César Jaramillo; por el contrario, estamos incluidos legalmente en el proceso para ir formalizando nuestros terrenos que están siendo objeto de demandas por antiguos dueños que libremente y sin presión alguna nos vendieron el derecho. Es allí en el proceso de restitución de tierras y mediante pruebas legales, donde hay que dirimir quién tiene la razón.

Esta Constancia la enviamos en un contexto de verdadera tragedia nacional. Las protestas represadas contra las políticas discriminatorias, injustas, opresivas y represivas del actual gobierno, han estallado de manera explosiva y la respuesta del gobierno ha sido matar y herir. El número de víctimas es enorme.

A la vez le agradecemos a todos nuestros amigos y amigas solidarias del mundo por su solidaridad con nuestra Comunidad que lleva 24 años victimizada, les agradecemos inmensamente su solidaridad con nuestros demás hermanos colombianos víctimas de un verdadero Estado fascista y que por protestar han sufrido muchos horrores.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó